en

Tratamiento de aguas residuales: un vistazo más de cerca al proceso

¿Cuáles son los distintos tipos de tratamiento de aguas residuales?

El tratamiento de las aguas residuales es una técnica de descontaminación destinada a eliminar los residuos y cualquier contaminante. Contribuye así a la salubridad del que se infiltra en el suelo, en la capa freática y desemboca en los ríos. Existen dos tipos de saneamiento: el saneamiento colectivo y el saneamiento no colectivo.

El saneamiento colectivo consiste en conectar tu a la red pública. En este caso, las aguas residuales se vierten al alcantarillado antes de ser enviadas a una planta de tratamiento.

Si no hay a la red pública de alcantarillado, estás obligado a instalar tu propio sistema, conocido como sistema de saneamiento no colectivo. Se suele denominar fosa séptica o microdepuradora.

En cualquiera de los dos casos, necesitas que un profesional se encargue de la instalación y el .

¿Cómo se tratan las aguas residuales?

El tratamiento de las aguas residuales pasa por varias etapas. Comienza con la recogida en un punto determinado, antes de continuar con una serie de tratamientos:

  • Decantación o pretratamiento para retener los residuos sólidos. Esta etapa también incluye el desengrasado y la eliminación de arena. Se realiza en la trampa de grasa de la fosa séptica.
  • El tratamiento propiamente dicho, que generalmente se realiza con lodos activados. La idea es utilizar los microorganismos presentes en los lodos sedimentados en la primera etapa para purificar el agua. Por tanto, los contaminantes se evacuan en forma de dióxido de carbono de los sistemas de .
  • La clarificación, que no es más que una segunda etapa de sedimentación antes de devolver el agua al .

¿Cómo mantienes tus tuberías?

Las tuberías son una parte esencial del sistema de aguas residuales. Mantenerlas ayuda a que funcionen correctamente. Además de llamar a los profesionales, puedes tomar algunas medidas preventivas, como limitar las fuentes de obstrucciones. Separa las sustancias sólidas, como los , y coloca rejillas protectoras en los desagües para filtrar el pelo y otros residuos. Además, utiliza productos de adecuados, como una mezcla de bicarbonato sódico y vinagre blanco, o desatascadores especialmente diseñados para desagües.

En caso de atasco, puede ser necesaria ayuda profesional para determinar el origen del problema y encontrar las soluciones adecuadas.

Mostrar resumen

Escrito por Juan

Apasionado de la naturaleza, Juan es un joven treintañero con un pulgar verde. Con sus conocimientos y experiencia en jardinería, ¡estás en buenas manos!

Cultiva sabrosos melones en 10 sencillos pasos

¿Cómo mantener el agua de tu piscina fresca incluso con la ola de calor?