en

El error que no debes cometer con tus tomates este verano

¡El es temporada de ! Esta estrella del tiene fama de ser fácil de cultivar, pero hay que darle los nutrientes adecuados si quieres que crezca bien y recoja una generosa.

Elección del , aplicación… Cuando se trata de esto, hay ciertas reglas que hay que seguir para no cometer errores que podrían resultar fatales para la de tu planta. En concreto, hay un error muy común que los jardineros cometen en verano.

¿Cómo se aplica el abono a los tomates?

Para que el abonado de tus tomates funcione lo mejor posible, debes seguir algunos principios. Aquí tienes algunos consejos, desde la elección del abono adecuado hasta su aplicación:

  • Elige el abono adecuado: los tomates necesitan un abono equilibrado que contenga macronutrientes esenciales como nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K). Busca un abono específico para hortalizas o tomates con una proporción equilibrada de estos elementos, como 10-10-10 o 14-14-14. Asegúrate también de que el abono contiene oligoelementos como calcio, magnesio y hierro. Evita el nitrógeno amoniacal y los químicos, que pueden dañar tus tomates.
  • Sigue las recomendaciones de aplicación en cuanto a cantidad: es crucial no sobredosificar el abono, ya que esto puede quemar las raíces de las plantas y causar daños.
  • Aplica el abono en el momento adecuado: empieza a abonar tus tomateras unas dos semanas después del trasplante o cuando aparezcan las primeras hojas verdaderas. Sigue abonando cada 4 ó 6 semanas durante todo el periodo vegetativo. Evita abonar demasiado tarde en la temporada, ya que esto puede favorecer el crecimiento de las hojas en detrimento de la
  • Distribuye el abono uniformemente: esparce el abono alrededor de la base de las tomateras, teniendo cuidado de no ponerlo en contacto directo con los tallos para evitar quemaduras. También puedes cavar pequeños agujeros a unos centímetros de los tallos y colocar en ellos el abono, cubriéndolo después ligeramente con tierra.
  • Riega después de la aplicación: una vez hayas aplicado el abono, riega generosamente para que penetre en el suelo y evitar el riesgo de quemaduras en las raíces. El riego también permite que los nutrientes se distribuyan por el suelo y estén disponibles para las raíces de las plantas.

Tomates: ¿qué abono elegir para una buena cosecha?

Los abonos ricos en potasio son los mejores para favorecer el crecimiento de los frutos. Los abonos orgánicos derivados de materia vegetal o animal en descomposición son ideales. Puedes optar por :

  • ,
  • Estiércol,
  • Estiércol de ortiga
  • Harina de huesos,
  • Polvo de cáscara de huevo
  • Algas marinas, etc.

También hay varios tipos de abono para tomates en el mercado: soluble, líquido o granulado… Comprueba su contenido en potasio, calcio y nitrógeno para estar seguro de su eficacia.

Abono en los tomates: el error que puede arruinarlos este verano

Hay algunas cosas que debes evitar al aplicar el abono. No lo apliques demasiado cerca de los tallos, ya que puede causar quemaduras y daños. En su lugar, esparce el abono alrededor de la base de las plantas, a unos centímetros de los tallos.

No es aconsejable abonar las plantas durante las . Tus tomates, debilitados por las temperaturas extremas, no necesitarán nutrientes adicionales, ya que estarán concentrados en su supervivencia. Por tanto, corres el riesgo de fertilizarlos en exceso, lo que provocará quemaduras en su sistema radicular, pudiendo causarles la muerte.

Mostrar resumen

Escrito por Matilda

Como redactora web, a Matilda le gusta escribir sobre temas que le apasionan, como la jardinería y la decoración. En Agrapresse, esta amante de las plantas comparte todos sus consejos para mimar tus plantas y arreglar tu jardín a la perfección.

¡Este ingrediente que debes tener!Este es un ingrediente que necesariamente debes tener.

Aprende a reconocer las enfermedades de la albahaca para salvarla