en

Cómo filtrar eficazmente el agua de lluvia recuperada

Frente a la , las olas de y las restricciones de , instalar un sistema de recogida de es una solución económica y ecológica que cada vez convence a más gente en España.

Es una sencilla que te permite almacenar una agua preciosa. Sin embargo, el agua de lluvia está contaminada por diversos agentes, como la polución, el polvo, los parásitos y los residuos. Por eso, para utilizarla de forma óptima y segura, hay que filtrarla.

Recogida de agua de lluvia: lo que está autorizado y lo que está prohibido

La ley es clara: está terminantemente prohibido beber agua de lluvia recuperada, aunque sido filtrada y esterilizada, debido a los riesgos que entraña para la . De hecho, en un decreto del 21 de agosto de 2008, la ANSES (Agencia Nacional de Sanitaria) y la Dirección General de Sanidad afirman que “el agua de lluvia presenta una contaminación microbiológica y química que supera los límites de calidad fijados para el agua potable distribuida por la red pública”. Ten en cuenta que esta prohibición de beber también se aplica a los domésticos. Sin embargo, el agua de lluvia puede utilizarse para lavar coches, regar jardines y otros usos domésticos como las cisternas de los inodoros, lavar la ropa o limpiar el suelo.

Filtrar el agua de lluvia: ¿para qué?

Si quieres utilizar el agua de lluvia para regar las o lavar el coche, no hace falta filtrarla. Sin embargo, si se destina a uso doméstico, ¡es imprescindible tratarla! El agua infectada es indeseable para tu hogar o lavadora, ya que podría contaminar tu casa y tener efectos nocivos para tu salud. En cuanto a los inodoros, la eliminación de las aguas residuales está sujeta a una normativa estricta, por lo que es obligatorio utilizar agua filtrada para las descargas.

¿Cómo se puede filtrar eficazmente el agua de lluvia?

Hay varias soluciones relativamente sencillas para filtrar y limpiar el agua de lluvia que recoges:

  • Un prefiltro, es decir, un filtro instalado antes del depósito, que retendrá todas las hojas muertas, ramas y otros residuos.
  • La cesta filtrante, colocada dentro del depósito, que retiene las partículas más grandes, como un filtro de café, por ejemplo.
  • Los sistemas de microfiltración, que eliminan las bacterias. Suelen ser filtros de carbón activo, arena o sedimentos.
Mostrar resumen

Escrito por Martina

A Martina le fascinan la flora y la fauna desde que era niña, y es una ávida jardinera. Siempre en busca de nuevas variedades de plantas para cultivar, ahora pone su curiosidad y su amor por la naturaleza en el centro de sus escritos.

¡Alegra tu jardín con estas modernas ideas de decoración para el verano!

El sauce llorón : el árbol que revolucionará tu jardín